Buscar

Cefalohematoma.

Resultado de traumatismo agudo, durante el trabajo de parto y el parto.

Contención v/s Medicación.


El cefalohematoma, se aprecia como un bulto en la cabeza del bebé que muchas veces pasa inadvertido al momento de nacer, y se va haciendo más pronunciado a medida que avanzan las horas post parto.

Corresponde a un sangrado de la capa externa de hueso que recubre el cráneo, (sangrado subperióstico) en donde se rompen pequeños vasos sanguíneos que irrigan esa zona; La razón de esta ruptura, es habitualmente por la presión a la que se encuentra sometido el cráneo del feto durante el trabajo de parto, al estar en contacto directo con los huesos de la pelvis materna, muchas veces en una posición poco favorable; y/o también por el uso de instrumentos como fórceps, que pueden provocar dicho sangrado.


El cefalohematoma por si solo puede generar irritabilidad y dolor en el neonato, sin embargo en PURLAC World hemos sido testigos, que esa irritabilidad y dolor, se calman mucho más efectivamente con amor, que con indicaciones medicamentosas.


El cefalohematoma, va a tardar un tiempo en absorber el contenido hemático que lo produjo, y efectivamente disminuir los movimientos del bebé puede ayudar a que provoque menos sintomatología; pero como mantengo a un bebé un poco más calmado?


Un recién nacido tiene la necesidad empírica del tacto y la contención, por lo tanto es de gran importancia que este bebé no tenga otras necesidades que lo irriten.


Debe estar bien alimentado de leche materna, asegurando su descanso pleno por tener satisfechas sus necesidades alimentarias, además de generar la cantidad de deposiciones que eliminaran la bilirrubina que se acumula por efecto de la reabsorción de sangre.

Debe ser cargado con amor en brazos de sus cuidadores, esperable contacto con el pecho para que sienta los latidos del corazón, sin mecerlo, para evitar el movimiento innecesario de su cabeza, debe ser cobijado, anidado en sus propias mantas y recibir trato suave y tranquilo, que le transmita calidez y relajo.


Asegurando estas prácticas, notarás que contener a un bebé es mucho más posible de lo que pensabas, incluso si cuenta con alguna condición especial.

La idea es saber que muchas veces, no es necesario recurrir a los medicamentos en primera instancia.


En la próxima entrada, más sobre cefalohematoma y caput succedaneum.



23 vistas

Escríbenos

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

© 2023 by Mother & More. Proudly created with Wix.com